Tagcreatividad

Generando ideas

Después del post de la semana pasada en la que intentábamos ayudar a nuestro cerebro a pensar más creativamente en el día a día, hoy vamos a centrarnos en la generación de ideas para nuestros juegos. Veremos cómo afrontar los brainstorming y como iterar sobre las ideas germinales para cimentar conceptos originales y efectivos.

La creatividad es un proceso iterativo

Mihaly Csikszentmihalyi realizó un estudio sobre la creatividad en la que definía cinco fases del pensamiento creativo:

  • Preparación: También llamado «Documentación» o «Investigación». Consiste en sumergirse en el tema que queremos tratar e investigar hasta conocerlo a la perfección.
  • Incubación: Dejar al cerebro reposar con todos los conceptos mientras se crean inconscientemente relaciones y asociaciones entre los conceptos.
  • Inspiración: El momento en el que el cerebro se ilumina y propone la solución al tema propuesto.
  • Evaluación: Sopesar la idea o solución propuesta para ver si encaja con lo que se buscaba y si es original.
  • Elaboración: Cuando llega el momento de plasmar la idea en algo concreto. La fase más larga y dura del proceso y sin la que las cuatro anteriores carecerían de sentido.

También advirtió que el proceso no es lineal, sino iterativo. El creador puede recorrer el proceso varias veces hasta que por fin da con la idea definitiva. Además, las fases no son fijas, el proceso de incubación puede llevarnos meses, o puede que horas. A veces la inspiración puede ocurrir varias veces durante el proceso y generar varias respuestas a la vez o combinaciones entre ellas.

Cómo podéis ver, las dos primeras fases se relacionan directamente con lo que hablábamos en el artículo anterior. Tenemos que llenar nuestro cerebro de conocimientos que nos permitan luego generar el máximo de ideas posibles y darle a nuestro cerebro algo con lo que trabajar en la fase de Inspiración.

Pero además el propio proceso creativo puede ser objeto de la búsqueda de innovación. Tenemos que esforzarnos siempre por ser más eficientes en los procesos y eso sólo se consigue con una práctica constante y un análisis crítico del propio proceso. Descompón tu proceso en partes y analízalas para ver en cuales hay margen de mejora. Prueba cosas distintas. Experimenta. Y después, vuelve a empezar.

Buscar límites para generar ideas efectivas

Crear en el más absoluto vacío es una tarea titánica. Si intentamos sentarnos a una mesa con la única idea de «pensar un concepto para un juego», es casi seguro que nuestro cerebro se quede en blanco, o sólo nos proponga cosas similares a lo último que hayamos jugado o visto.

Puede parecer contraintuitivo el que haya que ponerse límites para crear, pero es algo que los grandes creadores hacen continuamente. Un límite es una manera de concentrar el cerebro sobre un problema, algo a resolver que nos motive a encontrar su solución.

En el artículo sobre las gamejams hablábamos sobre como su característica principal es que, de partida, te impone unos límites concretos: uno temporal, de conseguir tener un juego presentable en un plazo determinado, y otro temático, el concepto propuesto en la jam y que todos los juegos deben tocar de una manera o de otra. Éstos dos límites fomentan el pensamiento creativo al crear un marco en el que el cerebro puede moverse para buscar soluciones.

Durante el proceso de maduración previo es  importante que busques esos límites que te permitan realizar un brainstorming efectivo. Para esto no existen los atajos, tendrás que practicar, practicar y practicar hasta que encuentres tu propio proceso.

El brainstorming

  • Un detalle importante antes de empezar es elegir un buen espacio para realizar el brainstorming. Tanto si vas a hacerlo sólo como si vas a estar en equipo, tu cerebro se beneficiará de un espacio que estimule tus sentidos y te proponga cosas inconscientemente. Rodéate de elementos para jugar, colores, papeles de distintas texturas…  Cualquier cosa que pueda disparar nuevas asociaciones que lleven a nuevas ideas.
  • Definir el problema es el punto más importante a la hora de empezar. Ese debería ser el primer límite que crees y sobre el que articules la sesión de brainstorming. Formula una pregunta que quieras responder y escríbela claramente y a la vista. ¿Cómo consigo hacer un juego de cartas competitivo para dos jugadores usando sólo tres reglas? ¿Qué juego puedo hacer en 48 horas utilizando obras de arte impresionistas como escenarios?
  • Anota absolutamente todo lo que se te ocurra en un sitio en el que puedas verlo todo de un vistazo. No realices ninguna censura. Aunque el concepto que se te acabe de ocurrir parezca no encajar en lo que buscas, apúntalo. Nuestro cerebro es muy orgulloso, si rechazamos una idea de primeras se enfadará y no nos dará más. Anímalo a seguir proponiendo cosas. Ahora mismo no buscamos calidad en las ideas, sino cantidad.
  • Si de repente sientes que las ideas empiezan a fluir más lentamente, cambia de perspectiva. Muévete por la habitación. Juega con algo en las manos. Toma uno de los conceptos que te han aparecido antes y concéntrate en todo lo que te inspire aunque no tenga que ver con el contexto principal. Haz búsquedas en google sobre algunos de los conceptos y mira las palabras o imágenes que se relacionan con él.
  • Y sobre todo, no fuerces el proceso. Nuestros cerebros tienen una capacidad de concentración finita. A partir de un determinado punto el agotamiento hará mella en él y las ideas dejarán de fluir, las distracciones serán frecuentes y acabarás pensando en cosas que no tienen nada que ver con lo que estás buscando. Cuando este momento llegue, seguir forzando el cerebro será contraproducente y tendremos que buscar nuevas maneras de trabajar. Así que reúne todas tus notas y date un descanso.

Desarrollo, iteración y repetición de las ideas

Ya tenemos una pizarra o libreta llena de conceptos, esquemas o bocetos. ¿Y ahora qué?

Ahora tenemos que trabajar todas esas ideas para que nuestro cerebro las cristalice en recursos concretos para la elaboración de nuestro juego. Ésta fase puede llevar mucho más tiempo que el brainstorming y requerir de varias sesiones para conseguir dar frutos.

El objetivo de esta fase es establecer todo tipo de relaciones entre el material que has reunido hasta que el cerebro se te ilumine. Hay muchas maneras de conseguir esto y seguramente cada persona lo haga de una manera distinta. Yo voy a dejar aquí algunas pinceladas de cosas que he probado y me han resultado útiles, sin buscar que ésta lista sea exhaustiva.

  • Agrupa los conceptos en categorías según características comunes. Por ejemplo, puede que algunos conceptos sean mecánicas de juego, otras sean escenarios o elementos estéticos, otros pueden ser controles o maneras de mostrar inputs/outputs… Agrúpalos e intenta ver cómo se pueden relacionan los elementos de un lado con los del otro.
  • Intenta escribir frases combinando varias de las palabras que has reunido, sin preocuparte de que tipo son o de si la frase «suena bien». Empieza a escribir la frase y deja que el cerebro rellene con verbos y nombres donde estime oportuno. Intenta convertir esas frases en conceptos para un juego.
  • Numera todas las ideas que has tenido y utiliza números aleatorios para generar listas. Intenta encontrarle sentido a la lista, busca la manera de relacionar los términos aunque te parezca imposible. No menosprecies la capacidad de tu cerebro para encontrar patrones útiles dentro del caos.
  • Construye sobre las frases que logres elaborar. Empieza con una frase corta, con un concepto claro. «Un juego sobre rebobinar el tiempo» -> «Un juego sobre rebobinar el tiempo en el que no siempre todos los elementos se rebobinan» -> Un juego de plataformas en el que el personaje puede rebobinar el tiempo pero algunos elementos pueden ser inmunes y esto genere puzzles que resolver para avanzar». Ve añadiendo elementos que encajen con lo que construiste en la frase anterior.

A pesar de todo, puede que estés horas y aun así no encuentres ese germen que estabas buscando. No pasa nada, ya comentamos más arriba que el proceso creativo no es una cascada en la que una vez avanzas no puedas volver atrás. Guarda todas las notas y prepárate para volver a empezar.

A veces no es necesario empezar desde el principio, puedes saltarte fases. Rainer Knizia, famoso creador de juegos de mesa, asegura que: «No tengo un proceso creativo fijo. Más bien al contrario, creo que empezar siempre de la misma manera lleva frecuentemente a las mismas conclusiones. Buscar diferentes maneras de trabajar a menudo lleva a diseños innovadores»

iteracion en las ideasConclusión

Hemos llegado al final de este artículo en dos partes cuyo objetivo era ayudar a nuestro cerebro a pensar creativamente y darnos ideas innovadoras y valiosas. Todo lo expuesto más arriba no son más que consejos y opiniones personales. Hay infinidad de métodos creativos y nadie tiene la respuesta absoluta, lo único que se puede decir es que cada cerebro es un mundo en sí mismo y que es nuestro trabajo comprender como funciona el nuestro y facilitarle la tarea para que nos proporcione lo que le pedimos.

 

Fomentando la creatividad I

Hoy vamos a abrir una pequeña ventana a nuestro cerebro para estudiar cómo funciona y estimular nuestra creatividad para generar ideas para nuestros juegos. Hay mucha gente que considera que la creatividad es un don y que no todo el mundo está capacitada para ello, pero nada más lejos de la realidad. La creatividad puede (¡y debe!) entrenarse.

Como el artículo ha quedado muy largo vamos a dividirlo en dos partes. En la primera vamos a estudiar técnicas que nos pueden ayudar a ser más creativos en el día a día. En la segunda trataremos la generación de ideas cuando nos pongamos a trabajar.

¿Qué es la creatividad?

La palabra creatividad proviene del latin «creare», que se traduce como «crear, construir» y ese es un elemento fundamental del término. La creatividad es la capacidad de crear ideas o conceptos nuevos, nuevas asociaciones entre conceptos e ideas conocidas, dando como fruto conceptos habitualmente originales.

Algunos investigadores del término sugieren que puede ser una consecuencia de la evolución humana, que nos habría permitido avanzar como especie al encontrar soluciones creativas a problemas cotidianos y, por lo tanto, adaptarnos mejor al entorno o moldearlo a nuestra voluntad.

Originalmente se consideraba que el cerebro creativo nacía, no se hacía. Incluso se le atribuía origen divino (la «inspiración divina») personificada en las musas primero y en ángeles posteriormente. No fue hasta el Renacimiento cuando el concepto empezó a asociarse a las personas geniales y a su esfuerzo personal, no a entes externos.

Hay cientos estudios acerca de cómo se genera la creatividad, pero aún hay pocas certezas. Se empiezan a conocer mecanismos dentro de nuestro cerebro que fomentan el pensamiento creativo pero aún nos falta mucho para saber de dónde surge esa chispa genial que hace que el cerebro se ilumine como un árbol de navidad.

Ampliar nuestros conocimientos

Como dije en el primer post de la serie sobre diseño de juegos, al buscar nuevas ideas o conceptos, nuestro cerebro parte de la base de conocimiento de la que dispone. Cuanto mayor es ese conocimiento, mayores y más ricas serán las posibles asociaciones que nuestro cerebro podrá hacer con todos esos conceptos.

Os pasé algunas referencias para ampliar vuestros conocimientos en este post, pero no debemos quedarnos ahí, hay que alimentar de manera distinta nuestro cerebro cada día. Ponte música que no has oído nunca, un canal que hable de cosas que no conoces. Lee libros variados sobre temas que no hayas visto nunca y oblígate a entenderlos.

No sólo de conocimientos se alimenta la mente, las experiencias son igual de valiosas. Visita lugares que no hayas visto nunca para aumentar tu conocimiento del entorno. Haz fotos para aumentar tu perspectiva espacial. Da un paseo por una zona concurrida y deja la mente vagar de conversación en conversación. Recorre escaparates de tiendas de antigüedades. Piensa en desagradar a tu cerebro para estimularlo, haz de vez en cuando algo que no te guste.

Romper patrones para estimular el pensamiento lateral

El cerebro humano es vago. Su potencial para estar continuamente trabajando no tiene parangón en nuestro mundo. Sin embargo, siempre está buscando nuevos trucos para no tener que lidiar con toda la información de golpe.

Piensa en todas las cosas que haces diariamente en «modo automático». Al levantarte comienzas una rutina de preparación que tu cerebro ha «soldado» profundamente para poder hacerlo con el mínimo esfuerzo intelectual. Ves y oyes en todo momento muchas más cosas de las que tu cerebro te notifica, ya que las filtra para no sobrecargarse.

Hay estudios sobre como una persona sentada en un restaurante sin prestar atención a las conversaciones que hay a su alrededor es, sin embargo, capaz de responder preguntas sobre que estaban hablando en ciertas mesas. No recordará muchos detalles, pero será capaz de mencionar temas de conversación o incluso frases sueltas.

Nuestro cerebro procesa terabytes de información en cada momento pero sólo nos muestra lo que cree que es importante para nosotros. Es por eso que, por ejemplo, nuestros ojos siempre están viendo nuestra nariz, pero el cerebro nos la oculta por ser información irrelevante.

El primer paso para estimular el pensamiento lateral y la creación de nuevas relaciones en nuestro cerebro es romper los patrones que nuestro cerebro teje a nuestro alrededor y obligarle a crear nuevos.

Analiza lo que haces día a día y, donde veas un patrón, improvisa algo que lo rompa. Empieza por el ritual matutino: altera el orden en el que haces las cosas, cepíllate los dientes con la mano contraria, enjabónate el cuerpo de otra manera, desayuna cosas que normalmente no pruebas… Haz que el cerebro no pueda acostumbrarse a una rutina.

Si normalmente trabajas o estudias sentado, hazlo de pie. Cambia las cosas de la mesa de sitio. Compra cada cierto tiempo alguna decoración nueva para tu entorno de trabajo. Cambia de fondo de escritorio una vez al día. En los desplazamientos, elige caminos distintos. Cualquier cosa que veas que se ha convertido en una rutina es susceptible de ser modificada para obligar al cerebro a despertar y rehacer patrones

No va a ser fácil, tu cerebro va a protestar, te va a hacer sentir mal por no darle la rutina que busca. Domestícalo. Oblígale a obedecerte.  Será un primer paso.

Libera tu cerebro, anótalo todo

Nuestro cerebro es muy testarudo. Como decíamos antes, filtra la información que considera que nos puede interesar, pero si ha decidido que algo nos interesa no va a parar de recordárnoslo.

A esto se le llama bloqueo cognitivo. El cerebro te propone una idea, a ti te parece buena, y de repente no puedes pensar en otra cosa porque no quieres olvidar esa idea que se te ha ocurrido. La idea ocupa tu mente completamente, bloqueando cualquier otra cosa que pudiera «distraerte».

Esto supone un evidente freno para la creatividad, la mejor manera de tener ideas creativas es tener muchas ideas, y si una idea no para de bloquear a las demás nos va a perjudicar. Pero para librarnos de este tapón existe un truco muy sencillo y es anotar absolutamente todo.

Lleva siempre una libreta o una grabadora contigo (la del móvil va perfectamente) y cuando tu cerebro te haga llegar una idea toma nota de ella. Mágicamente tu cerebro va a dejar de recordártela, se va a quedar tranquilo porque no la vas a olvidar y se liberará para poder ofrecerte nuevas ideas.

Es muy interesante tener además algún sistema de catalogación para poder almacenar todas esas anotaciones y poder repasarlas posteriormente. Nunca sabes si una idea que se te ocurrió hace un par de años puede generarte un concepto de juego novedoso hoy. También te servirá para ver la evolución que has tenido en el tiempo.

Relaciónate

Somos seres sociales por naturaleza, en la antigüedad se llegó a decir que éramos seres «incompletos» y que necesitábamos a otras personas para poder estar completos. Yo no voy a llegar tan lejos, pero si voy a afirmar que el estar cerca de otra gente estimula la creatividad.

Para empezar es imposible que alguien lo sepa todo sobre algo, así que tenemos que intentar tener cerca a gente que pueda complementar nuestros conocimientos. Además de que una segunda perspectiva sobre una idea o concepto es muy valiosa para seguir generando relaciones nuevas y estimulantes.

El debate es beneficioso para el cerebro. Cuando debatimos nuestro cerebro se emplea a fondo para encontrar argumentos que nos den la razón, pero incluso cuando nos refutan el cerebro se beneficiará del nuevo conocimiento adquirido. No temáis a las discusiones (siempre que se afronten con positividad y espíritu constructivo).

Conclusión

Estos son sólo algunos consejos y como siempre digo, yo no tengo todas las respuestas. Una rápida búsqueda en Google nos hace llegar muchas más sugerencias. Cada persona debe encontrar su propia fórmula hacia la creatividad. Buscarla es, de hecho, una buena manera de fomentarla, porque acabaremos rompiendo nuestros patrones y buscando nuevas fronteras.

En el próximo post, daré algunas claves sobre cómo aprovechar al máximo una sesión creativa para generar ideas.

 

Gamejam, creatividad y frescura

La primera gamejam de la historia se organizó en 2002 y surgió con el propósito de probar las capacidades de un motor recién creado. Con ésta premisa, los creadores invitaron un grupo de desarrolladores a sus oficinas en Oakland para realizar juegos utilizando 10.000 sprites en tan sólo 72 horas y presentarlos en el GDC la semana siguiente. Hoy en día, se realizan cientos de gamejams por todo el mundo en las que participan desde veteranos queriendo mantenerse frescos en sus habilidades, hasta novatos buscando aprender a trabajar en equipo.

¿Qué es una gamejam?

Una gamejam es un evento en el que un grupo de desarrolladores se reúnen para realizar juegos bajo un tema vertebrador predeterminado y con una limitación de tiempo (habitualmente 48 o 72 horas) para realizarlos. Las hay presenciales, en las que los equipos se concentran en una determinada localización y conviven durante todo el periodo, pero también las hay a distancia, en las que los equipos pueden estar en cualquier parte del mundo y el único requisito es subir el juego terminado a alguna web antes de que acabe el tiempo.

Las principales características de una gamejam son:

  • Existe un tema concreto que todos los equipos deben respetar: Ya sea seleccionado por un jurado o por los mismos participantes mediante votaciones. Todos los juegos deben implementar ese tema de una manera u otra.
  • Hay un plazo corto para presentar el juego: Si bien habitualmente solían ser de 48 o 72 horas (un fin de semana, para no alterar las pautas de trabajo o estudio de los participantes) han ido apareciendo otro tipo de gamejams con plazos más extensos.

¿Por qué son tan importantes?

En primer lugar, en los últimos años se achaca a la industria del videojuego (sobre todo a los llamados AAA) una creciente falta de originalidad. Juegos con las mismas mecánicas, los mismos temas recurrentes y hasta las mismas historias se han convertido en el pan nuestro de cada día.

Las dos limitaciones que comentábamos más arriba vienen a romper con esto precisamente.

Para empezar, la elección de tema fuerza a los equipos a buscar interpretaciones no habituales para destacar entre el resto de participantes, lo que da origen a premisas originales y rompedoras en muchas ocasiones. Normalmente los temas suelen ser amplios, como «Tecnología antigua» o «Small World (Mundo Pequeño)». La última Global Game Jam tuvo de tema «Wave» que inglés no es sólo «Onda», sino también «Ola» o incluso «Saludar». Esto da pie a una gran variedad de juegos y mecánicas.

Y en segundo lugar, la limitación de tiempo añade una presión adicional a los equipos que tienen que recortar todo lo superfluo buscando el núcleo principal de lo que quieren mostrar y, además, encontrar maneras de trabajar eficientes para minimizar el tiempo malgastado.

Además, nuestro cerebro se crece con la presión. Es en las situaciones de estrés (siempre y cuando esté bien enfocado) cuando damos el 110% de nuestras capacidades. Se estimulan el pensamiento lateral y la creatividad y la concentración alcanza sus mayores cuotas. Esto también fomenta las ideas rompedoras y las decisiones ingeniosas.

Con esto, los juegos que salen de las gamejams son piezas pequeñas, frecuentemente con pocas mecánicas pero bien construidas. Normalmente están tambien llenos de bugs o con fallos de integración de los elementos debido a la escasez de tiempo, pero es que lo importante es tener un prototipo que muestre lo que quieres expresar, no que éste sea perfecto.

Participando en una gamejam

Una gamejam es una oportunidad magnífica para aprender nuevas maneras de trabajar y ponerte en contacto con gente con ideas distintas a las tuyas, sobre todo si es en modalidad presencial (todos los equipos comparten espacio en una sede).

Es importante definir muy bien tu rol al llegar así como tu nivel de conocimientos, de esta manera la organización podrá localizar un equipo en el que puedas encajar bien. No hay que ser un experto, pero si estar muy abierto a aprender y a relacionarte. En mi caso, procuro hacer equipo con gente con la que no haya participado antes para estar expuesto a nuevas ideas y maneras de hacer las cosas. Considero que es la mejor manera de salir enriquecido de la experiencia.

Procura echarle un vistazo a las herramientas que vayas a utilizar. Una gamejam no es el mejor momento para aprender a manejar una nueva aplicación o motor (a no ser que vayas a tener a alguien guiándote todo el rato y esto no es muy aconsejable), sino nuevas maneras de utilizar algo que ya conoces.

Si vas a participar como gamedesigner considero fundamental escuchar al equipo, ver sus fortalezas y sus debilidades y encajar el diseño a ellos, en lugar de al revés. Diseña alrededor de lo que sabes que tu equipo podrá hacer bien y no te enamores de esa idea excelente pero irrealizable con la gente que está en el equipo. Sólo conseguirás frustrarte y frustrarles.

Y lo más importante, relaciónate con el resto de participantes. No te lo tomes como una competición, sino como una manera de coleccionar experiencias y nuevas habilidades. Si estás cansado, date una vuelta a ver lo que están haciendo el resto de equipos. Si la gamejam no es presencial, cread un canal de comunicación (Discord, IRC, Telegram…) en el que poder charlar, consultar dudas o compartir capturas de vuestros juegos.

Y al terminar…

¡Enhorabuena! Has sobrevivido a una gamejam y puede que tengas un juego terminado, un pequeño prototipo que seguir desarrollando más adelante o algo que enseñar a los demás y hacer portfolio.

En caso de que no hayas logrado terminarlo, no debes desanimarte. Analiza la experiencia y el trabajo realizado y descubre como mejorar para la siguiente. Realiza un post-mortem (Aquí tienes un ejemplo de uno mío de la última Ludum Dare) y haz una lista de todo lo que salió mal y lo que salió bien. Fracasar no es malo, no aprender de ello sí que lo es.

Mantén el contacto con tu equipo y con el resto de participantes, un evento de este tipo es un magnífico momento para ampliar tu agenda de contactos y luego tener gente con la que trabajar o colaborar, o incluso para echar unas partidas probando otros juegos. Mira lo que han hecho los demás y consúltales tus dudas. Una vez terminada la presión del reloj todos estamos deseando hablar de lo que hemos hecho y probar los juegos de los demás.

Si eres como yo, estarás apuntando la fecha de la siguiente gamejam tan pronto como termines.

Enlaces de interés

  • Global Game Jam: La gamejam presencial más grande del mundo, celebrada simultáneamente en más de 90 países y que normalmente se celebra en Enero. En la web puedes consultar las sedes más cercanas a tu zona.
  • Ludum Dare: La jam online más grande, con miles de participantes a través de internet y con dos versiones: compo (competición individual y con reglas estrictas que dura 48 horas) y la jam (en grupo, reglas más laxas y 72 horas para entregar)
  • Itch.io Gamejams: Sección de Itch.io encaminada a albergar gamejams y con un calendario mostrando las que se celebran en la plataforma. Una buena manera de enterarte de las que se celebran y poder apuntarte.
  • Keynote Extra Credits: Ésta keynote que preparó el equipo de Extra Credits (de los que ya os hablé en este post) para la Global Game Jam está lleno de sugerencias y consejos sobre cómo afrontar una gamejam y lo que viene después.