Mi nombre es Eduardo Sánchez y, si bien me gano la vida en el mundo de la Propiedad Industrial, mi gran pasión es el desarrollo de videojuegos y es a lo que dedico casi todo mi tiempo libre.

Ya desde pequeño tuve la afición y creaba pequeños juegos de mesa o de cartas para divertir a mis compañeros de clase, luego entré en el mundo de los juegos de rol y creé campañas complejas que se extendíeron durante meses. En el sector de los videojuegos construí mods para algunos juegos, sobre todo de estrategia, campañas para juegos de rol (Neverwinter Nights) y varios mapas para los FPS más famosos en la época (Doom y Quake).

Si bien me planteé estudiar programación para poder dar rienda suelta a mi afición y dedicarme a ello profesionalmente, mi mala base matemática me hizo desechar la idea y centrarme en otras salidas profesionales, lo que dejó mi pasión latente.

Gracias a la liberación de motores de desarrollo y a la importancia que ahora se le da al diseñador como rol independiente, pude retomar mi afición y participar en pequeños equipos de creación de videojuegos.

He participado en varias gamejams con la asociación Granadajam, así como la gamejam oficial de Granada Gaming del año 2015, en la que mi equipo obtuvo el premio al mejor juego.